Son esos fragmentos…

Son esos fragmentos  que como restos de metralla dictan parte de mi camino. Incrustados en conciencia ávidos de un destino terminan por escribir que siempre ando en ese tambaleo, unas prudente otras poco elocuente, pero siempre ajeno a dichos amante de versos que me dictan cada alegría que vivo.